Spanienaustausch 2015

img_0451b

Intercambio 2015: Programa

El lunes nos encontramos por la tarde en Vilafranca. Los estudiantes de intercambio y el director nos ricibieron con un buffet que fue muy, muy bien. Después pasamos la noche en las familias.

El martes hicimos una ruta por Vilafranca y por la tarde hubía una recepción en el ayuntamiento en el centro de la ciudad.

El miércoles hicimos clases en la mañana desde 14:45, entonces visitamos las Bodegas Torres y también tuvimos una cata de vinos.

El jueves hicimos una excursión con todo el centro (con todos los niños de la escuela) en una pequeña montaña donde pudimos jugar al fútbol. Después comimos. De vuelta tuvimos tiempo libre con nosotros estudiantes de intercambio.

Jara

El viernes visitamos Barcelona con nuestros estudiantes de intercambio. Es la capital de Catalunya. Una guía de la ciudad nos mostramos algunos edificios de Antoni Gaudí, un arquitecto muy famoso. Visitamos una iglesia impresionante, la Sagrada Família.
Después de eso tuvimos tiempo libre al Puerto de Barcelona.

El sábado fue el día de la familia. La mayoria fue a Sitges, una ciudad muy hermosa. Se encuentra al mar y tiene una playa muy bonita.
Por la tarde miramos los “Castells”. ¡Fue muy impresionante!

El domingo fue un día en la familia también y la pluralidad visitó el “Port Aventura”. ¡Fue muy gracioso!

El lunes, el último día, tuvimos que decir adiós y partir.

¡Pero siempre vamos a recorder el buen tiempo en Vilafranca!

Jana

Intercambio 2015: La vida en la familia

El primer día no fue fácil para nosotros vivir en otra familia en un país extraño. Estuvimos en un lugar nuevo, en una familia que no conocimos.

Pero nos acostumbramos muy rápido a la vida en nuestras familias del intercambio y nuestros compañeros nos ayudaron.

Éramos admitidos e integrados muy bien en la vida y el día laboral de la familia.

No había grandes diferencias a nuestra vida, mientras que las horas de comer fueran un cambio grande para nosotros, siempre comimos muy tarde. El almuerzo por ejemplo fue a las tres y cenaron a las diez o todavía más tarde. Muchas veces tuvimos demasiado de comida, pero no quisimos decir que no teníamos hambre.

Con respecto a la comida esperamos diferencias pero no había grandes diferencias a la comida alemana, en algunas familias había hasta el escalope y también muchísimos platos con patatas, pero no había muchísima ensalada, casi ninguna. Sin embargo también había naturalmente especialidades españolas las que son muy típicas para España como por ejemplo una paella o tortilla.

En la familia casi siempre comunicaron sólo en catalán, de manera que no hemos entendido mucho que era una lástima porque es diferente del castellano y en la escuela aprendimos el castellano.

Cuando hablaron con nosotros, ensayaron hablar el castellano o también el inglés. Comprendimos algunas palabras, pero no hablábamos mucho con ellos en español.

Pero era una lástima que si se no ha entendido que han dicho o han preguntado en español, algunos cambiaran demasiado al inglés en vez de repetir despacio en español.

Además también reíamos muchísimo y teníamos diversión con la familia, a pesar de que uno no siempre haya entendido todo.

Por fin nos llevábamos muy bien con las familias y aprendimos mucho de la vida en España.

Todas las familias eran muy simpáticas de golpe.

Lo pensamos que era una experiencia muy hermosa para todos vivir en otra familia en otro país, nos hemos sentido y orientado muy bien.

Fuimos acogidos muy bien en casa de las familias y fuimos una parte de la familia para este tiempo breve cual éramos en España.

Svenja y Hannah

 

Cataluña ofrece muchos platos ricos. Mientras el intercambio, podíamos probar algunos.

Típico son los bocadillos que todo lleva al instituto. Estos son como sándwiches de baguette. Los como por ejemplo con fuet, un salami largo, o jamón. También restregan un tomate sobre una rebanada de pan y lo aliñan con aceite y sal. Esto se llama “pan con tomate”.

Comen mucho del pescado, por ejemplo gambas, calamares, salmón o bacalao. O hacen la paella con sepia y gambas.

Pero también hay carne como bistec o pollo. Y los “croquetas” no son de patatas, son llena con carne.

Para postre hay frutas o flan, es como un pudding con caramelo en la capa. Típico de Cataluña son los “catànies”, una almendra caramelizada recubierta de praliné y cacao.

Cada 31 de octubre, se asa castañas y se prepara panellets.

En algunas familias también comíamos comidas típicas alemanes, por ejemplo Schnitzel o Bratwurst. Además, había muchos platos con aceite, carne y patatas, pero poco verdura. Siempre hay fuentes en la mesa en las que hay olivas, gambas o pan aparte del plato. Y ningún toma agua con gas.

Un hábito muy curioso es que mientras la cena todos veían la tele.

Leonie

Los Castells

El uno de noviembre actuaron los castells en Vilafranca. Para los catalanes es una fiesta importante una vez al año. Es muy especial para la gente, hasta que lo dan en la tele. Los castells eran muy impresionantes, eran castells diferentes. Los castellers de Vilafranca hicieron la mejor atracción de la historia. La plaza estaba llena. Era imposible ir de un lado al otro. Desgraciadamente cayeron algunos castells y algunos de los castellers se hicieron daño.

Para nosotros, los alemanes, era un día fenomenal e inolvidable.

Julian y Laura